El perdón de Josu Ternera y la rama de olivo de Arnaldo Otegi

El comunicado de ETA de este jueves está dando mucho que hablar y son muchos los factores a analizar. Quizás uno de los más importantes, por no decir el principal, es el de las víctimas. Al margen del debate que se ha levantado sobre el número exacto de vidas que ha robado la banda terrorista en los últimos 50 años, el perdón a tantas muertes causadas es otro de los temas planteados sobre la mesa.

Está claro que nadie esperaba en este comunicado que ETA pidiera perdón a las víctimas. ¿Pero lo va a hacer en un futuro? Nadie lo sabe. Documentos internos de la banda, interceptados el año pasado, dejan claro que no, que no está en su ‘hoja de ruta’ ni entregar las armas (las mantendrán para presionar en una hipotética negociación sobre presos, refugiados y militantes en activo) ni pedir perdón. Pero todo puede cambiar. El presidente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren, el último negociador, asegura que el histórico dirigente etarra Josu Ternera, que sigue jugando un papel decisivo dentro de la banda, le dijo que sí, que ETA pedirá perdón. ¿Cómo lo hará, cuándo y qué parabras utilizará son aún una incógnita?

Parece ser que la izquierda abertzale también está dispuesta a asumir compromisos para reconocer a las víctimas de ETA y el daño causado. Habrá un debate interno sobre el tema y se prevé impulsar un documento público sobre las víctimas dentro del marco del Acuerdo de Gernika.

Utilizando paralelismos, el IRA no pidió disculpas por la muerte de civiles hasta julio de 2002 y no ordenó formalmente el fin de la campaña, dejando las armas y comprometiéndose a luchar por medios exclusivamente pacíficos hasta julio de 2005, siete años después de los Acuerdos de Viernes Santo.

La rama de olivo de Otegi

Lo que está claro es que corren nuevos tiempos dentro de la izquierda abertzale. Hasta el propio Arnaldo Otegi, líder de la ilegalizada Batasuna, que ha convendido a ETA de apostar exclusivamente por las vías políticas, es el primer partidario de lanzar gestos simbólicos que hablen de paz, concordia y reconcilicación.

Pocos saben que hace unas semanas, cuando Otegi fue condenado por el ‘caso Bateragune’, él y otros dos de los condenados, Miren Zabaleta y Arkaitz Rodríguez, intentaron entregar el día que les comunicaron su sentencia una rama de olivo a la jueza del caso, Angela Murillo. Sí, tres ramas de olivo para simbolizar una nueva época. No pudieron, la jueza se negó.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

About dfernandez75

Periodista. En este blog contaré historias de la Policía y de la Guardia Civil, sucesos, narcotráfico, prostitución, mafias... y mucho sobre terrorismo, además de algún que otro cotilleo político.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: