Archivo | Narcotráfico RSS for this section

Isabel Carrasco, una presidenta con demasiado morro

Utilizo mi blog porque no tengo otro espacio para poder contar mi versión. Ya se que ‘Fichados’ suele tratar otros temas, pero hoy voy a hacer una excepción.

Hace unos días publicamos en 20 minutos que la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, se había gastado 179,82 euros en un tratamiento de belleza pagándolo con la tarjeta de crédito asociada a la cuenta que la Diputación abre a cada partido con representación para que asuma sus gastos de protocolo.

Según la documentación a la que había tenido acceso, desde la cuenta del PP se abonó el 2 de abril a las 12.53 horas 179,82 euros a la empresa Belleza Yowe, una firma de estética con dos sedes en León que vende productos de belleza y ofrece tratamientos y masajes. Intenté recabar la versión de la presidenta tanto por vía telefónica como por escrito para que me dijera en qué se había gastado ese dinero y si ese gasto en concreto se encuadra dentro de los gastos típicos de protocolo y representación, unos fondos que proceden de las arcas públicas. No hubo respuesta.

La información creó mucho revuelo en León. Incluso el PP dio una rueda de prensa para explicar que la noticia era falsa. Días después, recibimos en 20 minutos una carta de Isabel Carrasco exigiendo, como marca la ley, su derecho a réplica.

Una camiseta y un bolso
En su carta, Carrasco explica que efectivamente se gastó 179,82 euros en esa tienda, pero no en un tratamiento de belleza, sino que pagó un bolso por importe de 134,46 euros y una camiseta por importe de 45,36 euros “para realizar una atención con motivo de su cumpleaños a una secretaria de Presidencia”.

Carrasco argumenta que los 179,82 euros se pagaron “con la tarjeta de crédito prevista para los gastos de funcionamiento que se asignan a los grupos políticos” y que la compra está “perfectamente contabilizada y justificada con los tiques correspondientes”. Por último, recalca que que no utilizó fondos públicos para sufragarse un tratamiento de belleza o que los objetos adquiridos fuesen para ella, y que lo adquirido, un bolso y una camiseta, “es conforme con la finalidad prevista en dicho fondo“.

No haga trampas querida presidenta. 20 minutos publicó que se había gastado ese dinero en un centro estético y quiso saber su versión, que no quiso dar. Y no tome a los ciudadanos por tontos. Comprar un bolso y una camiseta a una secretaria no entra dentro de los gastos de protocolo y representación del partido, ni siquiera como usted dice “en los gastos de funcionamiento que se asignan a los grupos políticos”.

Les está diciendo a los leoneses que se utiliza su dinero para agasajar a su secretaria. No me parece ético. Sobre todo teniendo en cuenta que es usted una de las políticas mejor pagadas de España. Si quiere hacer un regalo, páguelo de su bolsillo.

La verdad es que los precedentes no le ayudan. Es usted una política con mucho morro, demasiado. Está usted denunciada en el Juzgado número 2 de León por supuesta malversación de fondos públicos. Carrasco utilizó el coche oficial y el chófer de la Diputación, un Audi A6, para asistir a los consejos de Caja España y de sus empresas participadas, y pedir luego a la entidad financiera las dietas por kilometraje “al objeto de ingresarlas en su cuenta personal”. La denuncia revela que hizo más de 1.000 kilómetros y que cargó esos gastos de “forma irregular” a las arcas públicas.

Señora Carrasco, el dinero público no es suyo.

Así se roban 300 kilos de droga de un depósito judicial

Estas son algunas de las claves del robo de 300 kilos de droga perpetrado el pasado 12 de noviembre en un almacén del puerto de Málaga. Parece una película cutre, pero no, es la cruda realidad.

1. La vigilancia del depósito corre a cargo de una empresa privada, que para ahorrar solo tiene un vigilante que trabaja de lunes a viernes. Por la noche entrega las llaves del almacén a la Guardia Civil, que tiene un puesto de vigilancia a pocos metros.

2. El depósito de drogas tiene 7 cámaras interiores y 5 exteriores. El visionado de las 12 cámaras llega a unos monitores que están dentro del mismo almacén. Cuando el guardia privado está dentro, ve las imáganes que le facilitan las cámaras. Cuando cierra y se va, nadie las ve.

3. La alarma del depósito está conectada mediante una extensión de red al número de fax del cuartel de la Guardia Civil. Y el fax anulaba la alarma muy frecuentemente por una serie de interferencias. La Guardia Civil alertó por escrito en cuatro ocasiones a la Subdelagación del Gobierno de Málaga de estos fallos. No se hizo nada.

4. Según la ley, ninguna alarma gestionada por una empresa privada puede estar conectada a la Guardia Civil o a la Policía Nacional. En esta ocasión, la Benemérita “hacía este favor cuando el vigilante se iba”. Pero daba igual, la alarma fallaba a menudo, como se ha explicado en el párrafo anterior. De hecho, la alarma alertó que algo había ocurrido 28 horas después del robo.

5. Los ladrones fueron muy profesionales y precavidos. Sabían donde se guardaba el disco duro con las grabaciones de las cámaras. Se lo llevaron

6. Los ladrones se llevaron 240 kilos de cocaína y 50 de heroína. Sabían donde encontrarla, en qué cámara acorazada se guardaban. No se llevaron el hachís. La investigación corre a cargo de la UDYCO de Málaga, que ya sabe que los ladrones tenían demasiada información, lo que hace sospechar que alguien de la empresa privada o algún empleado del Área de Sanidad Exterior, que analizan, pesan y almacenan la droga, podrían estar compinchados con los ladrones.

7. El robo tiene un doble perjuicio. Por un lado que 300 kilos de droga decomisados en varias operaciones policiales vuelve a estar en la calle, con un valor de mercado superior a los 10 millones de euros. Y segundo, que esta droga es la prueba para juzgar y encarcelas a varios narcos que está en prisión preventiva. Desaparecida la droga, desaparecida la prueba de su delito. Muchos serán puestos en libertad, avisan fuentes policiales.

Lanchas de hachís a toda velocidad rumbo a España

El hachís sigue llegando a España. Día tras día. Los narcos utilizan pesqueros y sobre todo lanchas rápidas, muy rápidas, para meter la droga en las costas andaluzas, sobre todo en Huelva, Cádiz y Almería. Solo en la provincia de Cádiz, la Guardia Civil ha interceptado en los nueve primeros meses del año 37 toneladas de hachís, que a falta de un trimestre para el cierre del presente año, supera la cantidad que se incautó a lo largo de todo el 2010, 33 toneladas de esta sustancia.

Los grandes alijos, los de más de 500 kilos, siguen llegando con normalidad. El 23 de octubre se decomisaron 1.500 kilos de hachís en Benalmádena (Málaga); el 19 de octubre 1.460 kilos en Algeciras (Cádiz): el 21 de septiembre  1.100 kilos en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz); el 30 de agosto 1.000 kilos esta vez en Murcia; el 22 de julio 3.000 kilos en Almería; otros 1.700 kilos el 14 de julio también en Almería….

La Comandancia de Melilla ya ha decomisado 10.000 kilos de hachís este año, 3.000 kilos más que en todo 2010. Y la Comandancia de Ceuta ya va por los 19.000 kilos.

Hoy mismo Interior ha informado de la desarticulación de dos redes que introducían hachís procedente de Marruecos. Esta vez el destino era Canarias. Hay 17 detenidos y se han decomisado 1.900 kilos de hachís.

Como ya publiqué en 20 minutos el pasado mes de julio, Andalucía sigue siendo la principal puerta de entrada de esta droga en Europa. Solo en el primer semestre de 2011 los decomisos habían crecido un 35% en comparación con el mismo periodo del año anterior. Es más, el auge de los alijos ha provocado que dos provincias de interior, Badajoz y Guadalajara, hayan batido ya este año el récord de droga incautada. El hachís procedía de Andalucía.

¿Las causas de este importante crecimiento de los alijos? La cosecha en Marruecos, “la mejor en muchos años”, señalan las mismas fuentes. Y la crisis y el paro, que han aumentado la oferta de personas que quieren participar de este lucrativo ‘negocio’, en algunos de los ‘empleos’ que ofrece traer el hachís desde Marruecos.

Un catamarán con 300 kilos de cocaína

Policía Nacional y Vigilancia Aduanera han abordado a 195 millas al oeste de Cabo San Vicente un catamarán con 300 kilos de cocaína a bordo. El barco, que había salido de Venezuela, llevaba tres tripulantes, que han sido detenidos. La operación se produjo el sábado día 15, cuando un equipo de los GEO asaltó el buque. Todo parece indicar que el catamarán llevaba casi dos semanas en alta mar, un viaje largo y peligroso por el Atlántico.

Otros dos narcos, los dos responsables en tierra de la operación, también fueron detenidos en Almería. Los narcos colombianos siempre han utilizado los barcos de mediana eslora y los veleros para traer cargamentos de cocaína a España.

En julio de este año, una operación conjunta de la Policía Nacional, la Aduana francesa, la Policía alemana e Interpol pemitió interceptar cerca de la isla de San Martín un velero cargado con más de una tonelada de cocaína. La embarcación había zarpado desde Isla Blanquilla (Venezuela) y quería atravesar el Atlántico con destino a Europa. El organizador del envío fue detenido en Benidorm. Y un mes antes, en junio, los GEO abordaron otro velero con 600 kilos de cocaína a 180 millas del cabo de San Vicente.

Un alto mando de la Policía Nacional asegura que entre 2004 y 2008 los narcos fletaban muchos barcos, pesqueros y veleros, para traer la droga a España. Nombres como Doña Fortuna, Martín, Sojouner London, Río Manzanares, Ultimatum, San Miguel, Cracus, Burbuja, Evasión, Lazy Bones… forman parte de la historia en las operaciones de Aduanas, Policía y Guardia Civil. La tendencia cambió a partir de 2009. Desde entonces la cocaína entra mayoritariamente en los contenedores de los grandes buques mercantes: envíos más pequeños pero más diversificados, para minimizar los riesgos.

“El 70% de la coca que decomisamos ahora está en los contenedores”, explican fuentes policiales. Pero el mar sigue siendo inmenso y los narcos no han eliminado totalmente esa ruta. El ejemplo, el último catamarán.