Archivo | Seguridad RSS for this section

74.000 agentes para el 20-N

El dispositivo de seguridad está listo para las elecciones del domingo. 45.553 guardias civiles y 28.507 policías nacionales velarán el 20-N por la seguridad de los comicios y de los votantes. Un dispositivo que algunos han calificado de desproporcionado.

Estos datos suponen que el 54% de la plantilla de la Benemérita y del 42% de la Policía estará trabajando ese día. ¿Son muchos? Para el sindicato SUP sí, ya que este despliegue era normal en las primeras elecciones tras la transición, pero no ahora, “con una trayectoria democrática ya normalizada sin apenas incidentes nos parece un despliegue exagerado”.

Y más teniendo en cuenta que son los primeros comicios sin la amenaza terrorista de ETA. Interior ha cifrado en 23.082 los locales electorales que ese día precisarán vigilancia. ¿Son muchos o pocos 70.000 agentes para vigilarlos? Sin olvidar que también habrá otros 20.000 agentes locales, Mossos, Ertzaintzas y policía foral de Navarra.

El coste económico por este despliegue es importante. Cada agente que trabaje ese día cobrará una dieta de 143,42 euros, según la circular interna que emitió el ministerio del Interior el pasado 8 de noviembre, un 5% menos que lo que recibieron los que trabajaron en las elecciones europeas de 2009 (150,97 euros).

Además, los agentes que tengan que estar en el colegio electoral durante toda la jornada, no solo cobrarán los 143 euros y dispondrán de cuatro horas para votar, sino que percibirán también 60 euros por exceso de horas, recuerda el sindicato CEP. Es decir, que Interior se gastará ese día más de 11 millones de euros en dietas.

Más policías en calles y barrios, ¿les suena de algo?

Leer un programa político es para valientes. La mayoría incluyen vaguedades sin ningún tipo de concreción, un ramillete de buenas voluntades que los políticos prometen cumplir y que luego se quedan el tintero cuando alcanzan el poder.

El PP presentó el suyo hace unos días. Su capítulo sobre seguridad lo titula “España más segura”. Un propósito muy loable. Eso sí, compromisos concretos, pocos. Una lectura rápida a las dos páginas y media que dedica al tema sirve para vislumbrar los objetivos que quiere conseguir.

  1. “Reforzaremos la presencia policial en calles y barrios”. No dice cómo. La reducción de la oferta pública en plazas para policías y guardias civiles es alarmante. Si con la crisis el PP no puede incrementar estas plazas, en los próximos años se perderán agentes.
  2. “No será necesaria la creación de nuevas policías autonómicas”. Con la actual crisis pocas Comunidades se pueden permitir ese nuevo gasto ahora, a pesar de las viejas aspiraciones de Canarias, Baleares y Galicia.
  3. “Modernizaremos los sistemas de control de fronteras”. Suponemos que para frenar la inmigración ilegal. Una vez más, un canto al sol.
  4. “Impulsaremos un plan de seguridad rural para luchar contra robos en explotaciones agropecuarias”. Una medida necesaria, ya que agricultores y ganadero vienen denunciando una avalancha de robos desde 2009.
  5. “En las infracciones por incivismo, trasladeremos a los infractores el cobro de la reparación de los desperfectos originados en la vía pública”. Algo que ya se suele hacer en algunas sentencias.
  6. Crearemos una estadística nacional de criminalidad que integre todos los datos de las Fuerzas de Seguridad, las policías autonómicas y las policías locales”. Una vieja aspiración del PP, que ha acusado en varias ocasiones al Gobierno socialista de manipular siempre a la baja los datos de delincuencia.
  7. “Propondremos la implantación de medidas de seguridad postpenales cuando proceda en casos de delincuentes violentos y agresores sexuales”. ¿Cuáles?, ¿Si una persona cumple su condena, se la puede seguir vigilando luego en la calle?, ¿Hay medios para hacerlo?
  8. Reconoceremos la labor de los funcionarios de prisiones, otorgándoles mayor responsabilidad y mejorando su estatuto legal”. “¿A que estatuto se refiere el PP?”, señalan en el sindicato de prisiones Acaip